fbpx
“Entendiendo la Macro” | Silver Cloud Advisors
16195
post-template-default,single,single-post,postid-16195,single-format-standard,do-etfw,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
 

“Entendiendo la Macro”

“Entendiendo la Macro”

A partir de muchas inquietudes que recibimos acerca de cómo está constituido el PBI (Producto Bruto Interno) de un país, acercamos una manera simple de comprender la Macro:

Desde una perspectiva del gasto, toda la producción de bienes y servicios de un país en un determinado año se gasta. Las familias gastan en bienes de consumo (C), las empresas en bienes de capital (I), el sector público gasta en bienes y en inversión pública (G). Además, está el gasto de los residentes en el país de bienes producidos en el exterior denominada importaciones (M) y el gasto de los extranjeros en bienes domésticos, exportaciones (X).

En síntesis tenemos:

  • PBI = C + I + G + X-M

Como el gasto es igual a producción de todos los bienes y servicios

  • PBI = producción de bienes y servicios

Reescribiendo

  • PBI – (C + I + G) = X-M

Donde (C + I + G) se denomina absorción doméstica, o lo que es lo mismo el gasto doméstico.

XN = X-M, son las exportaciones netas o, lo que es lo mismo, el resultado de la cuenta comercial. Es la diferencia entre el gasto de residentes extranjeros en bienes locales y de residentes locales en bienes importados. Exportaciones neteadas de las importaciones:

PBI – Gasto doméstico = déficit comercial de la Balanza de Pagos

Se deduce que si un país tiene un elevado gasto doméstico (ya sea porque los gastos de consumo son muy elevados, invierte mucho o, la peor de todas, tiene un elevadísimo gasto público) se generará un déficit comercial importante. En otras palabras, gastar por encima de los recursos generados significa que hay que importar divisas del extranjero y eso se traduce en que necesitamos dólares para financiar ese gasto en B y S importados (M). La manera de conseguir divisas para financiar nuestro elevado gasto interno es a través de IED (inversión extranjera directa) y/o a través de ingresos de capitales (endeudamiento, inversión financiera, etc).

En el caso de Argentina, teniendo en cuenta las cifras al 1er Trimestre del 2018, el déficit comercial en el 1T-2018 rondaba los USD 21.000 millones, cifra que había que financiar con entradas de fondos del exterior (en el caso doméstico con endeudamiento externo). Este financiamiento se cortó repentinamente, fogoneado por los temores a la guerra comercial y la suba de tasas en EEUUU, generando un faltante enorme de dólares y ajustando el precio de manera muy abrupta. Por otro lado, también el ajuste impone una caída en el gasto doméstico generando una fase recesiva que fue confirmada en el último informe de actividad económica publicado por el INDEC.