fbpx
Informe de Research Abril 2019 | Silver Cloud Advisors
16396
post-template-default,single,single-post,postid-16396,single-format-standard,do-etfw,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
 

Informe de Research Abril 2019

Informe de Research Abril 2019

Mayo 2019

Luego de la decisión de la Fed en abril de no tocar la tasa de interés se generó un clima de inversión más distendido que hizo que el flujo volviera a posicionarse en activos de riesgo. En lo que va del año SP500 tocó nuevos máximos y está +17%, el DJ +14% y el Nasdaq acumula +22%.

Parte de esta performance está relacionada con la pausa en la guerra comercial que se desató entre USA y China que, finalmente, parecería alcanzar pronto una solución definitiva. También es cierto que la decisión de los principales bancos centrales de postergar el endurecimiento monetario trajo tranquilidad a los inversores. Se conocieron las ganancias de las compañías del 2T-2019, y los resultados de éstas empeoraron menos de lo que se temía.

El escenario continúa siendo benévolo para los activos de riesgo, a pesar de que Europa sigue siendo un interrogante importante dentro del mapa de inversión. La economía americana demostró estar más fuerte de lo que se pensaba; China intenta estimular el crecimiento económico con medidas tales como recortes de impuestos, política monetaria más blanda y aumento de gastos en infraestructura, para dejar atrás la amenaza de desaceleración brusca. Las tasas de interés se mantuvieron con baja volatilidad. El rendimiento del bono a 10 años de la tesorería en USA rindió en torno al 2,50%, aunque la curva de rendimiento se mantiene plana por el momento, indicando perspectivas de crecimiento bajo.

Se conoció el dato de crecimiento del PBI americano para el 2T-2019 y sorprendió: 3,2%. A pesar de que el consumo aumentó por debajo de ese crecimiento (1,2%), fue compensado por un salto de la inversión que acumuló +5,1% y por las exportaciones que subieron 3,7%. En ésto último se vio reflejado el impacto de las tarifas impuestas por Trump ya que las importaciones bajaron 3,7% mejorando el perfil del comercio internacional.

El tema cambiario y la volatilidad de la divisa norteamericana pasó a ser protagonista en el clima financiero y político local. En el plano financiero, el temor que genera una disparada de tipo de cambio y su repercusión en términos precios e inestabilidad económica hizo que el Gobierno encare a este problema con la urgencia que merecía. Desde el plano político, la imagen de Macri se mueve con el dólar afectando notablemente su candidatura a la reelección.

En lo financiero, hubo una salida de fondos de los activos locales que se manifestó en un alza abrupta del riesgo país tocando casi los 1.000 bps, disparándose también los CDS a 5 años (seguros contra default de la deuda) a casi 1.200 bps. Esto llevó a que la curva de bonos doméstica se invirtiera fuertemente, y los bonos cortos tuvieran un retorno por encima del 20% en dólares. La renta variable acumuló en abril una caída de 13% en moneda dura.

Además, en el plano económico, el Indec mostró una suba de 4,7% del IPC en marzo, un dato que estuvo muy por encima de las expectativas. Esto también generó incertidumbre y volatilidad en el mercado financiero ya que la inflación del trimestre acumulaba un 11,8% casi el doble del 1T2018 (6,7%). Anualizado, arroja la friolera de +56%, impensado en este esquema de fuerte control monetario y recorte del déficit. Todo este escenario encendió las alarmas en el gobierno que decidió anunciar medidas: Reflotó nuevamente una especie de precios cuidados (60 productos), congeló tarifas, anunció crédito para jubilados, algunas medidas de apoyo para las pymes y demás. Pero lo más contundente e importante fue la modificación del esquema cambiario, que permite al BCRA intervenir sin limitaciones. Básicamente, se pasó de un sistema de bandas cambiarias a uno de flotación administrada. Desde nuestra visión este sistema sería mucho más adecuado para atenuar movimientos no deseados del tipo de cambio en un año electoral y de fuerte ajuste macroeconómico.

Seguimos siendo cautelosos, porque el comportamiento inflacionario está exhibiendo inconvenientes debido a cierta inercia y a la caída en la demanda de dinero. Creemos que la recompra de bonos cortos, como el AO20, sería acertada ya que generaría un ahorro importante en concepto de pago de intereses (USD 350 mill), a los precios actuales no sería una suma demasiado abultada y, a la vez, despejaría dudas acerca de la capacidad de pago en el corto plazo.

Javier Salvucci & German Bertossa.
Research Silver Cloud Advisors.