fbpx
Informe de Research Enero 2020 | Silver Cloud Advisors
16513
post-template-default,single,single-post,postid-16513,single-format-standard,do-etfw,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
 

Informe de Research Enero 2020

Informe de Research Enero 2020

Contexto – Enero 2020

Con relación a los mercados internacionales, el año comenzó bastante movido y con muchos hechos relevantes, a pesar de los cuales sorprendió la solidez con la que reaccionó el mercado americano: el primer acontecimiento fue la eliminación de un alto jerarca militar iraní por parte de EEUU. Qassem Soleimani, era una figura clave del poder político y militar de Irán y se temía una fuerte represalia por parte de aquel país hacia US. La respuesta no tardó demasiado e Irán bombardeó una base militar de US en Iraq, pero sin producir bajas humanas. El mercado accionario amagó con trastabillar, pero luego alcanzó nuevos máximos.

Hubo un segundo hecho, al que denominaríamos “Cisne Negro”: el coronavirus, iniciado en la ciudad china de Wuhan, que a estas alturas ya produjo la muerte de al menos 900 personas y se contabilizaron más de 40.000 casos en más de 25 países. No sabemos a ciencia cierta el alcance y los efectos finales que podría producir este fenómeno en la economía del gigante asiático. Luego de tener toda esta información en la mesa, el inversor podría suponer que el mercado accionario sufrió una baja considerable, pero la realidad nos vuelve a sorprender. La performance en lo que va del año de los principales índices americanos es positiva o apenas se encuentran en terreno negativo, de una magnitud poco considerable, teniendo en cuenta la gravedad de los acontecimientos antes descriptos. El SP500 acumula +0,67%, el DJ -0,44% y el Nasdaq 3,26%. Si consideramos los máximos alcanzados en los primeros quince días de enero el SP500 está -2,2%, el DJ -3,2% y el Nasdaq en nuevos máximos (+1,5%).

Si bien asombra tal comportamiento, creemos que la respuesta hay que seguir buscándola por la solidez económica de la principal economía del mundo y la liquidez global reinante que seguirá incentivando la compra de activos de riesgo. Esa solidez de la que hablamos se puede verificar en un mercado laboral muy dinámico y firme.

La economía de US cerró un 2019 con 2,1 millones de nuevos puestos de trabajo (un promedio de creación de 175.000 puestos mensuales). Al mismo tiempo el número de desempleados en el mismo periodo se redujo en 533.000. En donde más observa la incertidumbre es en el mercado de bonos soberanos de US cuyos rendimientos se desplomaron (el rendimiento del bono de tesoro americano de 10 años cayó casi 30 bps a 1,53%) y nuevamente la curva de rendimiento se volvió a invertir, evidenciando un spread negativo entre la tasa de 3 meses y la de 30 años.

La Argentina sigue siendo una gran novela con final incierto a pesar que el nuevo gobierno ha comunicado ciertos lineamientos económicos y financieros. En primer lugar, planteó la necesidad de reestructurar la deuda soberana y la sometió a votación en el congreso obteniendo un masivo apoyo. Alrededor de USD 100.000 mill contraídos por el anterior gobierno entrarían en este proceso de canje, pero aún se desconocen las principales características de este.

En la segunda semana de marzo se conocería la propuesta y el Ejecutivo desearía tener finalizado este proceso a finales de ese mes. Pero el mercado aún desconoce alternativas, plazos, eventuales quitas de intereses y/o de capital, etc. por lo que parecería muy difícil alcanzar estos plazos. Creemos que llegar a un acuerdo acerca de la deuda es de extrema urgencia si no se quiere entrar en una dinámica muy peligrosa que ponga a la Argentina al borde nuevamente de una hiperinflación.

En el mercado de bonos esta situación se tradujo en un aumento de volatilidad en las cotizaciones. En el medio de todo esto, surgió la reprogramación de un bono de la provincia de Bs. As. (BP21) por USD 250 millones que, en principio, no podría cumplirse. Un default incomprensible para casi todo el mundo financiero, especialmente porque generaría muchísima más incertidumbre sobre todo en el proceso de canje que está por encarar la Nación. Luego de varias propuestas que no llegaron al nivel crítico de aceptación, la provincia tuvo que ceder y efectuó el pago completo y en cash. Más allá de lo novelesco del proceso, lo preocupante fue el grado de improvisación que se percibió durante el mismo y una estrategia poco comprensible para la mayoría. El desenlace altamente positivo para los acreedores disparó los precios de los demás activos de renta fija local.

Creemos que seguramente el proceso de canje de deuda soberana contenga un fuerte recorte de los intereses y un alargamiento en los plazos no menor a 8 a 10 años. Tenemos dudas sobre si existirá quita en el valor del capital, ya que creemos que no sería una alternativa con fuerte aceptación entre el grupo de acreedores (principalmente fondos del exterior).

En lo monetario diciembre fue un ejemplo en la situación peligrosa en la cual se encuentra la Argentina y que, de agravarse, puede ser caótica. Debido a la demanda estacional de fin de año, el Banco Central atiende este fenómeno emitiendo más dinero que en otros meses. El incremento en la circulación monetaria en poder del público en los últimos años para este mes rondó entre el 6% y el 8%. En diciembre de 2019 la misma aumentó 13% (+AR$ 100.000 mill). Nuevamente se habilitó la ventana de financiamiento del déficit a través de la emisión usando los adelantos transitorios que en diciembre ascendieron a AR$ 276.000 mill. El problema radica en que cuando finalice este periodo estacional y se exteriorice la verdadera demanda de pesos, con las tasas reales negativas y una economía en recesión, este sobrante de pesos podría dirigirse hacia la compra de dólares (en alguno de los mercados informales o formales) ensanchando aún más la brecha y complicando la dinámica de precios. Algo de eso ya lo estamos experimentando.

En resumen, el proceso de recomposición de la Argentina se sigue dando en un marco de altísima incertidumbre y con expectativas cautelosas acerca de su desenlace que hace que todo el mundo esté en una posición de wait and see.

Javier Salvucci y Germán Bertossa. Research Silver Cloud Advisors