fbpx
Informe de Research Julio 2019 | Silver Cloud Advisors
16444
post-template-default,single,single-post,postid-16444,single-format-standard,do-etfw,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
 

Informe de Research Julio 2019

Informe de Research Julio 2019

Contexto – Julio 2019

En julio los mercados mantuvieron el sesgo alcista. En los estos meses transcurridos en 2019 el índice SP500 acumula un alza de 20%, el Dow Jones del 16% y el Nasdaq del 25% aproximadamente. Toda suba en julio fue alimentada, en mayor medida, por la expectativa de que la Fed iniciaría un recorte de tasa luego de 11 años, premisa que se cumplió al rebajar 25 bps y convalidando la probabilidad del 100% que estimaba el mercado. Esto alentó fuertemente la toma de riesgos por parte de los inversores. En días previos el mercado estimaba una probabilidad del 65% de que en su próxima reunión de septiembre realizaría un segundo recorte de 25 bps, cifra que cayó al 57% luego de conocido el mensaje de Powell. La posibilidad de recorte de 50 bps para la próxima reunión descendió al 13 se debió al hecho de que la votación para recortar no fue unánime (hubo dos gobernadores que votaron en disidencia). Observando con neutralidad los datos de la economía no habría fundamentos sólidos y decisivos que llevaran a precipitar esta decisión de política monetaria más laxa.

La tasa de desempleo se encuentra en mínimos históricos de los últimos 50 años, el crecimiento económico del 2T-2019, si bien se ralentizó, alcanzó el 2,1%. Buceando en los números macro observamos que los gastos de consumo del trimestre crecieron a una tasa anualizada de 4,3%: no parecen cifras de una economía en recesión.

Por otro lado, los índices de confianza del consumidor se mantienen elevados. Si uno se detiene a leer las primeras líneas del comunicado de la Fed aparecerían dudas sobre el por qué del recorte en la tasa de interés. “…los datos del mercado laboral se mantienen firmes y la actividad económica ha estado aumentando a un ritmo moderado…”. Donde sí se aprecian ciertas dudas es en el sector manufacturero, que se desaceleró fuertemente luego de los datos de febrero, encontrándose aún por encima de 50 (recordando que por encima de ese valor es indicativo de expansión). Relacionado a esto, los datos de inversión para el 2T-2019 denotaron una caída importante del 5,5% anual (la mayor baja desde el 4T-2015).

Otra variable que restó performance al crecimiento fueron las exportaciones que se precipitaron 5,2% anual. Estas dos últimas lecturas estarían emparentadas con las consecuencias negativas de la guerra comercial: el aplazamiento de los proyectos de inversión por parte de las empresas dada la incertidumbre reinante; y el aumento de las tarifas en el intercambio de bienes entre USA y China, dañando el perfil exportador. En síntesis, creemos que este movimiento de la Fed obedeció a algo preventivo ante algunas señales que están apareciendo en el horizonte económico de posible recesión (la principal es la inversión de la yield curve). El titular del organismo señaló que, por ahora, esto no sería el inicio de un ciclo de baja de los tipos de interés.

El plano político sigue dominando la escena nacional, y seguramente continúe así hasta las PASO, en donde tendremos una primera gran encuesta nacional con valores más certeros. El tipo de cambio retomó nuevamente protagonismo en el mes, producto de que había quedado bastante rezagado en relación con la inflación acumulada del año. Pero la razón más trascendente es la incertidumbre electoral, dando lugar a la dolarización de portafolio con fines de cobertura. En todo julio el dólar acumuló una ganancia de 3,5% pasando de 43,50 a 45 pesos por dólar. No pensamos que esto es producto de una nueva estampida del billete, como muchos pueden estar especulando dado el último evento de abril donde la divisa se destapó con una suba del 10%. La razón se encuentra en que creemos que el BCRA cuenta con mayor margen de maniobra que antes (intervención sin restricciones adentro de la ZNI) y, además, porque tiene los instrumentos necesarios (futuros, intervención en el spot, tasa de interés). Por otro lado, es probable que ya exista una alta dolarización realizada el año pasado. De los datos del BCRA se desprende que la demanda de divisas en junio por parte de individuos fue de USD 1.500 mill aprox. diarios, esto representa un 38% menos a las cifras del año pasado.

Los cambios en la política monetaria introducidos por el BCRA merecen un comentario aparte. Para poder cumplir con la meta de base establecida, en primer lugar, decidió que lo que se computaba como objetivo mensual de base monetaria pase a ser bimestral (julio-agosto), principalmente porque estaba pasado en la meta de base (AR$ 1.343 mil mill).

Segundo, para evitar que la mayor circulación de dinero haga disminuir la tasa de interés bruscamente, decidió poner un piso sobre el rendimiento de las LELIQs del 58% que se extiende hasta el 15 de agosto. Por un lado, estas medidas fueron a fin de no mostrarse demasiada laxitud en las condiciones monetarias en un mes y muy duro en el siguiente. Y por otro tampoco quería generar una detracción de la demanda sobre activos en pesos que presionen al tipo de cambio. Es decir, el BCRA con buen criterio, apostó a tener cierta calma en el frente monetario y cambiario de manera de no generar ruido en el frente electoral.

En el frente real de la economía se comienzan a ver mejores números. El EMAE (proxy del PBI) correspondiente a mayo, luego de 12 meses de caída, marcó una evolución positiva de 0,2% mensual. En términos interanuales la actividad económica creció 2,6%. El sector “Agricultura, ganadería y pesca” exhibió un crecimiento extraordinario del 49,5% anual incidiendo contundentemente en el resultado de la medición. La confianza del consumidor medido por la UTDT en julio subió 8,9% mensual y pegó un salto de +21,9% interanual. La sumatoria de todos estos datos más positivos, adicionado a la calma cambiaria (más allá de alguna suba acotada), permitieron mejorar las chances electorales del candidato del oficialismo, aunque la última palabra siempre es la de los votantes.

Javier Salvucci y Germán Bertossa. Research Silver Cloud Advisors