fbpx
Informe de Research Noviembre 2019 | Silver Cloud Advisors
16483
post-template-default,single,single-post,postid-16483,single-format-standard,do-etfw,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
 

Informe de Research Noviembre 2019

Informe de Research Noviembre 2019

Contexto – Noviembre 2019

Queda muy poco para terminar este 2019 marcado por la elevada volatilidad financiera, pero también por una extraordinaria performance de casi todas las clases de activos. Si miramos la rentabilidad acumulada en lo que va del año de los índices accionarios de USA, podemos conjeturar que es uno de los mejores años que se recuerde. El SP500 suma una ganancia del 26%, el DJ de +21% y el Nasdaq +31%. La respuesta a semejante performance hay que buscarla por el lado de la política monetaria y comercial que la Fed y Trump decidieron encarar.

La autoridad monetaria luego de haber subido cuatro veces la tasa de interés en 2018, en 2019 decidió hacer una pausa y ver cómo evolucionaba la salud de la economía americana. Con la embestida comercial de Trump hacia China, y la consecuente guerra de tarifas, la economía americana comenzó a mostrar signos de debilidad sobre todo en el plano industrial. La Fed decide entonces ejercer una política monetaria más laxa y reduce la tasa de fondos federales 3 veces de manera consecutiva, además de brindar asistencia financiera importante a ciertos bancos expandiendo el balance. Esta actitud de mayor laxitud en la política monetaria no fue un hito aislado: la mayoría de los bancos centrales del mundo están generando liquidez que se trasladó a una revaluación de los activos de riesgo.

Por el lado de la política comercial, el ablandamiento por parte de Trump en la guerra con China y la posibilidad de llegar a un acuerdo en el corto plazo, aunque sea preliminar, calmó las expectativas negativas, impulsó a los precios de la renta variable y la renta fija, y aumentó la tolerancia al riesgo. Las especulaciones de fin de ciclo y comienzo casi inminente de una recesión parecen vestigios del pasado y se comenzó a hablar de que finalmente el ciclo podría estirarse más de lo esperado. El consumo americano sigue estando muy saludable producto de la solidez del mercado laboral y de la baja inflación. Creció 2,9% interanual en el 3T-2019. La economía en su conjunto, un 2,1%. Tanto las exportaciones como la inversión exhibieron una dinámica muy auspiciosa con relación al trimestre anterior. Esto no significa que los riesgos desaparecieron. Un escalonamiento nuevamente en esta discusión comercial, el juicio político contra Trump, elecciones en USA el año que viene, tema Brexit, un salto de la inflación y una suba de la tasa de interés no esperada, por citar algunos, podrían modificar el escenario actual.

En lo que respecta a la Argentina, hay enorme expectativa acerca de los nombres que integren el gabinete del gobierno electo. Al momento, vemos una danza de nombres que van y vienen pero que no muestran ningún grado de veracidad. Por el otro lado, la mayoría de los agentes económicos esperan que también se conozca el plan de gobierno, sobre todo las definiciones en materia económica. Los desafíos no son pocos y algunas ideas que surgen de transcendidos hacen pensar de manera muy cautelosa en el futuro económico. Lo que más suena por estos momentos es que el nuevo gobierno quiere “poner plata en los bolsillos de los argentinos…”, que, con cepo y sin posibilidad de financiamiento de corto plazo, se traduce en una mayor emisión de moneda. Los defensores de esta idea sostienen que, con el nivel de monetización de la economía en mínimos históricos, la gente estaría dispuesta a aceptar esa mayor oferta sin repercusiones en el índice de inflación. Lo que hay que señalar en este razonamiento es que esto ocurre porque la demanda de dinero se destruyó por la desconfianza en el peso. Habrá que estar atentos a las brechas cambiarias, ya que con el actual cepo (de continuar el mismo), esta mayor emisión tendrá su correlato en un ensanchamiento entre los valores del dólar oficial y el dólar informal. Por otro lado, también se especula con tener tasa de interés real negativa, lo que puede generar alguna mejora temporaria en los gastos de consumo, pero que a la larga termina erosionando el resultado comercial y la entrada de dólares que se están generando por esa vía. El superávit comercial es uno de los resultados positivos que deja el gobierno de Cambiemos. También, se quiere atacar la inercia inflacionaria con acuerdos de precios y salarios, una receta que ya fue implementada y nunca tuvo éxito. Simplemente porque no se ataca el gasto público, que es la principal causa de casi todas las crisis que ha vivido Argentina. Por último, creemos crucial enfrentar el tema de la deuda. El mercado descuenta una renegociación muy agresiva, por lo tanto, el nuevo gobierno tiene bastante margen para lograr cierto éxito si muestra una gran voluntad de diálogo y sabe interpretar las demandas de los acreedores. Por otro lado, la propuesta tiene que venir acompañada de una política fiscal sostenible que muestre cómo generar capacidad de pago futura.

Javier Salvucci y Germán Bertossa. Research Silver Cloud Advisors