fbpx
Informe de Research Octubre 2019 | Silver Cloud Advisors
16479
post-template-default,single,single-post,postid-16479,single-format-standard,do-etfw,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
 

Informe de Research Octubre 2019

Informe de Research Octubre 2019

Contexto – Octubre 2019

Continúan los datos ambiguos alrededor de la salud de la economía americana, aunque con un sesgo optimista que indica que el ciclo de expansión aún no culminó. En el sector de manufacturas los números son evidentes y no dan margen para la especulación: el sector ha entrado en recesión al igual que en otras partes del mundo. Los factores que están operando son principalmente dos, la guerra comercial con China y la evidente desaceleración global.

La contracción de septiembre fue la mayor (en términos mensuales) desde la gran recesión de 2007-2009. Las represalias tarifarias por parte de China han repercutido mucho. Las ventas minoristas, que representan los gastos de consumo en la economía americana, inesperadamente cayeron 0,3% en septiembre, encendiendo una luz de alerta más sobre la salud de la economía.

Sin embargo, la realidad es distinta en otros indicadores que siguen con cifras alentadoras. El sentimiento de los consumidores medido por la U. de Michigan sorprendió positivamente y evidencias buenas expectativas sobre la economía del futuro. Los datos de crecimiento del PBI del 3T-2019 arrojaron un crecimiento anual del 1,9% (muy similar al 2,0% del trimestre anterior), nada desalentador si tomamos en cuenta el contexto global y los riesgos existentes. Si bien el consumo se desaceleró (+2,9%) respecto al anterior trimestre (+4,6%), las cifras siguen siendo muy buenas, con una demanda de durables muy sólida.

El rubro inversión, que venía flaqueando y se mantiene débil, exhibió sin embargo una recuperación y cayó mucho menos (-1,5%) que el trimestre anterior. La otra variable que aún sigue sin despegar son las exportaciones, +0,7%. Finalmente, la Fed decidió recortar 25 bps la tasa de fondos federales y dejarla en un rango de entre 1,50%-1,75%. Esta fue la tercera baja del año, y según el criterio de los miembros del organismo, podría realizarse una pausa de acá en adelante para analizar los datos económicos salientes, como consecuencia de la ambigüedad que subsiste entre algunos de ellos.

En el ámbito local se celebraron las tan esperadas elecciones presidenciales, y el resultado fue sorpresivo. Juntos por el Cambio mejoró notablemente la performance alcanzada en la elección de agosto sumando una cifra de 2.348.000 votos y totalizando 10.400.000 votos.

Por el contrario, en la oposición, el Frente para Todos, casi no pudo incrementar su caudal de votos, solo recolectó poco más de 250.000 votos más respecto a los obtenidos en las PASO. La oposición finalmente se quedó con el 47,56% de los sufragios a nivel general, mientras que el oficialismo obtuvo el 41%, quedando resuelta la elección en primera vuelta. Si bien el gobierno no pudo alcanzar la reelección, el excelente resultado obtenido le permite tener fuerte presencia en ambas cámaras del congreso, generando un equilibrio de poder que no había existido en la Argentina.

Hacia adelante el escenario actual hace pensar que el nuevo gobierno entrante deberá tener que consensuar las medidas y reformas que intente instalar, y por lo tanto el peligro de una hegemonía política queda en el olvido. Como era de esperarse, el BCRA decidió endurecer el cepo al dólar y determinó que, para atesoramiento, solamente se pueda comprar mensualmente hasta USD 200 al tipo de cambio oficial. Esta medida estaba fundamentada en la enorme pérdida de reservas que venía experimentando desde las PASO, USD 22.000 millones, principalmente por la baja importante de los depósitos en dólares que pasaron de alrededor de USD 32.500 mill a 19.500 mill. La solidez del sistema financiero permitió pasar esta severa coyuntura sin problema.

Lógicamente estas medidas afectarán la brecha entre los distintos tipos de cambio existentes, Oficial, MEP y CCL. En teoría el mercado de cambio estaría funcionando como si estuviera desdoblado en uno comercial y otro financiero, sin embargo, esto no es así porque no hay un TC financiero oficial para que los individuos puedan vender sus dólares.

El BCRA comenzó el proceso de desarme de las temidas LELIQs, obligando a los bancos a no componer más los requisitos mínimos de liquidez con estos instrumentos, y a demandar los pesos de esa deuda lo que seguramente erosionará el resultado financiero de los bancos y por lo tanto dispare un descenso en la tasa de los depósitos. En un contexto de caída de demanda real de dinero, esto podría agrandar la brecha cambiaria y finalmente repercutir en el nivel de precios.

Creemos que, entre las prioridades del próximo gobierno, la renegociación de la deuda debería ser de lo más urgente. Recordemos que la Argentina no tiene crédito externo, y luego de las PASO, desapareció el crédito interno. Tan solo le queda la emisión de dinero como casi una única fuente de financiamiento genuino. En la situación actual del mercado monetario esto podría desatar una suba de precios desenfrenada que podría remontarnos a eventos del pasado muy traumáticos.

Javier Salvucci y Germán Bertossa. Research Silver Cloud Advisors