fbpx
Informe de Research Septiembre 2019 | Silver Cloud Advisors
16458
post-template-default,single,single-post,postid-16458,single-format-standard,do-etfw,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
 

Informe de Research Septiembre 2019

Informe de Research Septiembre 2019

Contexto – Septiembre 2019

Parecería que los diferentes acontecimientos hasta el momento no hubieran afectado la performance de los mercados accionarios de USA. El DJ acumula una ganancia de 15,5%, el SP500 +18,80% y el Nasdaq totaliza el +21%. Creemos que hay un fundamento principal: las políticas monetarias expansivas que aún siguen proponiendo los bancos centrales de países desarrollados. El Banco Central Europeo redujo su tasa de depósitos bancarios de -0,40% a -0,50%, y revivió nuevamente el programa de recompra de deuda (QE). Toda esta batería de estímulos monetarios tiene como objetivo reflotar y apuntalar el languidecido crecimiento de la zona del euro y frenar las preocupantes caídas en las expectativas de inflación. Cabe recordar que USD 15 billones de deuda de países desarrollados se encuentra rindiendo tasa negativa, y particularmente Alemania tiene toda su curva de rendimiento de bonos soberanos en terreno negativo. En la práctica, esto significa que un inversor que pagó EUR 100 por un bono, a su vencimiento va a recibir un valor menor al invertido, pagando por prestarle dinero al gobierno central. Esto tiene consecuencias directas sobre la moneda, depreciándola respecto a las demás. La guerra comercial entre China y USA es una razón que fundamenta este tipo de respuesta del viejo continente. La FED, también decidió recortar los tipos de interés, aunque en dosis más acotada, ubicándolo en el rango 1,75%-2,00%, como consecuencia de señales mixtas en la fortaleza del crecimiento. Si bien todo el espectro financiero descontaba este evento, el presidente Trump demostró su descontento. La decisión de política monetaria dejó entrever que persisten dudas en el seno del organismo. Los datos serán los que dicten finalmente la suerte de la política monetaria y por el momento no son tan contundentes como para una mayor relajación monetaria. Seguimos pensando que las fuentes de generación de volatilidad siguen intactas como son la guerra comercial, un Brexit duro y, ahora, uno nuevo: la posibilidad de juicio político de Trump.

El inesperado resultado de las PASO y sus consecuencias siguieron asimilándose en el mes de septiembre y dieron paso a otro tipo de medidas casi impensadas para este gobierno. El BCRA dispuso controles de cambio para evitar que siga la pérdida de reservas. Desde las elecciones se habían perdido poco más de USD 10.700 millones del sistema bancario (a un promedio de USD 400 millones diarios aproximadamente) llegando a un pico de USD 1.000 millones en un solo día. El control se segmentó entre personas físicas y jurídicas. A las personas físicas se les permitió comprar hasta USD 10.000 por mes y a las empresas se les prohibió comprar divisa para atesorar. A estas últimas también se las restringió girar dinero hacia el exterior. Los instrumentos que les quedaron fueron el famoso dólar MEP (operatoria de compra/venta con bonos en la bolsa) y el contado con liquidación para girar divisas al exterior. El costo de la divisa se incrementó y la brecha en los distintos tipos de cambio se amplió fuertemente (llegando a un máximo de 30%). La dinámica de los depósitos en pesos no deja de sorprender porque, si bien descendieron (poco más del 8%), no mostraron el mismo comportamiento de corrida como los de dólares. Lo que hay que notar es que, a diferencia de lo que sucedió en 2001, el sistema financiero se encuentra sólido y sin descalce de monedas.

Finalmente, el FMI decidió postergar momentáneamente el giro de dinero de USD 5.400 mill para atender pagos de deuda, hasta por lo menos después de las elecciones. El organismo descarta que bajo las condiciones actuales la Argentina pueda cumplir en tiempo y forma con sus compromisos, por lo tanto, seguramente el próximo presidente electo deberá encarar un proceso de reestructuración de deuda (uno más para el negativo historial doméstico, sería el séptimo default). No creemos que sea un proceso fácil ya que deberá negociar deuda por USD 100.000 mill y al ser el FMI el acreedor más importante y con status de privilegiado, creemos que probablemente los tenedores privados deban soportar mayores quitas de las que se pensaba a priori. El panorama de la Argentina para el corto y el mediano plazo luce muy dificultoso, porque a la incertidumbre política hay que sumarle que el próximo gobierno no tendrá lugar para especulaciones de corte populista sino se quiere enfrentar una crisis muy severa. Se deberá encarar las reformas estructurales postergadas por el actual ejecutivo, de manera de asegurar un horizonte sostenible para el pago de deuda. Dentro de este paquete entrarían el superávit primario, reforma del sistema previsional y reforma laboral. Por último, es impostergable que se encare de manera urgente el saneamiento del balance del BCRA a través de un rescate de los pasivos monetarios remunerados. Todo esto no aparece en la agenda inmediata y eso es preocupante.

Javier Salvucci y Germán Bertossa. Research Silver Cloud Advisors