fbpx
Informe de nuestro equipo de Research Enero 2019 | Silver Cloud Advisors
16343
post-template-default,single,single-post,postid-16343,single-format-standard,do-etfw,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
 

Informe de nuestro equipo de Research Enero 2019

Informe de nuestro equipo de Research Enero 2019

La ciclotimia que pueden presentar los mercados financieros a veces sorprende hasta al más experimentado.

En nuestro reporte de diciembre describíamos ese mes como una de las peores pesadillas: El S&P500 había acumulado una caída de casi 16%; la tasa del bono del tesoro a 10 años evidenciaba la aversión al riesgo, alimentando el “fly to quality” y las ventas indiscriminadas por parte de los inversores. Los fundamentos que avalaban esta conducta casi irracional no eran pocos: el temor a que la Fed acelere el ritmo de suba de tasa de interés y que ello no solo afecte el desempeño del nivel de actividad, sino que gatille una crisis en el mercado de deuda. El tono de la denominada guerra comercial entre USA y China estaba lejos de ser el mejor, todo lo contrario, la retórica impulsiva de Trump amenazaba con una mayor escalada en dicho conflicto con efectos inimaginables para un mundo donde el crecimiento ya se había desacelerado. Y, además, se estaba asistiendo a una abrupta salida de capitales de los mercados emergentes, que destrozaba toda cotización y retroalimentaba la volatilidad

Lo de enero fue diametralmente opuesto. Todos los activos presentaron retornos positivos y de magnitud. El SP500 acumula una ganancia de 9,0%, el DJ de 8,9% y el Nasdaq de 11,5%, El comienzo perfecto.

Pero analicemos desde donde partimos para entender la tremenda suba que se está experimentando. Por un lado, la Fed en su último reporte de política monetaria envió un mensaje más cauteloso, indicando que será más paciente con el proceso de suba de la tasa de interés, y actuará en función de la robustez de la economía. Principalmente la volatilidad reciente de los mercados y la desaceleración económica global fueron determinantes en este proceder. Por otro lado, parecería haberse bajado el tono en la disputa comercial entre China y USA, e incluso hay analistas que especulan con alguna solución al conflicto. Ambos fenómenos juntamente con valuaciones atractivas determinaron la vuelta a los mercados de activos de riesgo.

Seguimos siendo cautelosos porque varios de otros riesgos latentes (Brexit, desaceleración global, guerra comercial, elevado endeudamiento privado global, incertidumbre política en Alemania, situación fiscal de Italia, disminución de los balances del ECB y FED, etc.) subsisten, pueden hacerse presentes en cualquier momento y disparar nuevamente una caída de precios.

 

En cuanto al mercado local, este escenario externo tuvo una muy positiva repercusión. La mayor disposición de los inversores a tener instrumentos de riesgo generó una demanda genuina de activos locales que llevó a una caída abrupta del riesgo país. La renta variable doméstica vio un recupero del orden de +22% en moneda dura en tan solo un mes, muy golpeada por cierto el año pasado con bajas del 51% en dólares. Esto demuestra que las expectativas del mercado eran muy negativas y que finalmente la situación no era tal y entonces se recalibraron ante un escenario no tan caótico. No significa en absoluto que se arreglaron todos los problemas de la Argentina, solo muestra que existió un exceso de negativismo en diciembre. En esta recuperación de valor de los activos locales también operaron mecanismos domésticos que permitieron disminuir la volatilidad y generar cierta calma financiera. Gran parte de esto hay que atribuírselo al BCRA y la implementación del nuevo régimen monetario y cambiario. Además, las buenas expectativas que hay con la cosecha de soja y los buenos resultados de la de trigo que generan, y generarán, una posible oferta importante de dólares. Las altas tasas en pesos, por el momento están incentivando una fuerte demanda por activos en moneda local y mantienen el dólar en oferta. A la vez, la menor expectativa de inflación le permite a la autoridad monetaria ir convalidando una menor tasa de interés.

Los desafíos siguen siendo muy grandes, vale aclarar, ya que vemos bastante difícil que el índice de inflación pueda quebrar el 2,5% mensual; los pasivos remunerados del BCRA siguen representando un monto muy importante y una promesa de emisión futura en su cancelación que podría ser fuente de desestabilización en el futuro. Y obviamente este esquema muy duro en lo monetario pone un freno grande a la economía y genera caídas en distintas ramas. Por lo tanto, el desafío mayor consiste en volver a crecer. El sector externo alivianará un poco la recesión, pero no alcanza. En un año eleccionario, la volatilidad será protagonista y pondrá a prueba la fortaleza del esquema cambiario y monetario.

Javier Salvucci. German Bertossa – Research Silver Cloud Advisors